martes, 3 de febrero de 2015

Cheescake de Oreo

La tarta que os traemos hoy, no es para hacer todos los días ni muchísimo menos, pero para darnos un capricho de vez en cuando es súper recomendable.

Aprovechando que el otro día venían unos amigos a comer hicimos esta tarta y de postre también hicimos el postre de limón fácil y rápido y nuestra banda de frutas, así que de dulce acabamos hasta arriba. Menos mal que cuando se fueron repartimos todo lo dulce y cada uno se llevó un trozo para casa.

Bueno como ya habéis podido leer en el título la tarta que hicimos fue una Cheescake de galletas Oreo, os aseguro que esta tarta no está para nada empalagosa y si os gustan las galletas Oreo, esta tarta os encantará.







Ingredientes:


34 galletas Oreo
80 grs de mantequilla
800 grs de queso Philadelphia
400 ml de nata para montar
120 grs de azúcar
100 ml de leche
8 láminas de gelatina neutra
zumo de 1/2 limón
un poco de sal


Preparación:


Lo primero que vamos a preparar es la base de la tarta, para ello retiramos a todas las galletas el relleno y lo reservamos. Trituramos la parte de la galleta y reservamos un poco para la decoración. Mezclamos la mantequilla en pomada con las galletas y mezclamos bien. Esta mezcla la colocamos en el fondo de un molde desmoldable forrado con papel de hornear. Procuramos que la base quede lo más lisa posible y la dejamos en el frigorífico.

Hidratamos en agua fría las hojas de gelatina. Mientras en una olla mezclamos el relleno de las galletas, con el queso, el zumo de limón, 80 grs de azúcar y removemos. Echamos una pizca de sal y seguimos removiendo hasta conseguir una mezcla homogénea y sin grumos, ahora añadimos la leche. Añadimos las láminas de gelatina escurridas y dejamos en el fuego hasta que empiece a hervir, tenemos que tener una mezcla un poco espesa.

Ahora en un bol mezclamos la nata, con los 40 grs de azúcar y montamos con la batidora. La nata hay que dejarla semimontada, con la ayuda de una lengua pastelera, vamos incorporando la mezcla anterior a la nata con movimientos envolventes.

Esta última mezcla la echamos en el molde que teníamos enfriando en la nevera y alisamos con la lengua pastelera. Dejamos reposar la tarta en la nevera hasta que coja la consistencia deseada, por lo menos unas 6 horas.

Una vez desmoldada la tarta, decoramos con el resto de galleta que habíamos reservado y lista para comer.

Receta original vía: Las recetas de MJ


8 comentarios:

  1. Doy fe de que esta tarta está buenísima, y cierto que no es para todos los días pero un capricho es un capricho... Y está tan rica!!! Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, pues la verdad es que un capricho de vez en cuando se agradece y más si es de esta tarta que está buenísima.
      Un beso guapa.

      Eliminar
  2. Yo me pido otro trocito, que seguro que hay para todas!!! peazo pinta rica, rica... Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que hay para todas, que una sola con esta súper tarta no puede.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hola de qué medida es el molde que utilizaste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica, he utilizado un molde de 23 cms. Espero que pruebes la tarta y te guste. Ya me contarás.
      Un beso guapa y buen fin de semana.

      Eliminar