miércoles, 4 de marzo de 2015

Cómo conseguir las patatas fritas perfectas

Conseguir unas patatas fritas perfectas, no siempre es tarea fácil y más cuando vamos con prisas y aunque sepamos algunos trucos no los ponemos en práctica, por lo menos yo soy de las que la teoría me la sé bastante bien, pero a la hora de la verdad, con las prisas acabo por hacer lo que puedo.

Y después de esto es cuando les pongo las patatas fritas a mis hijos y me dicen que no están como las de los restaurantes o como las que les hacía mi padre, que para ellos eran las mejores del mundo mundial, pero que le vamos a hacer, yo suelo ir con prisas y sí, la teoría la conozco bien, pero en la mayoría de ocasiones no la llevo a la práctica.

Patatas fritas perfectas


Yo la mayoría de veces por no hacer patatas fritas e ir rápido lo que hago es hacer estas patatas asadas en el microondas o bien estas patatas fritas rápidas en el microondas, que necesitan menos aceite y claro tienen bastantes menos calorías, pero está claro que a mis hijos las que les gustan son las tradicionales.

Venga vamos a verlas

Patatas fritas perfectas

Lava bien las patatas

Para que nos queden perfectas las patatas y después no se nos peguen unas a otras es primordial una vez peladas, lavar bien las patatas en agua fría, así conseguiremos que se desprendan de parte del almidón. Una vez bien lavadas las tenemos que dejar escurrir, porque sino nos saltará el aceite a la hora de freirlas. Yo suelo secarlas con papel de cocina.

Cuidado al cortarlas

Otro tema bastante importante es cortarlas todas del mismo tamaño. Es importante porque sino conseguiremos que unas se hagan antes que otras y claro unas nos quedarán demasiado hechas o poco hechas y está claro que las queremos perfectas, así que a poner empeño y a tomar bien las medidas.

Ahora las puedes congelar

Si quieres guardar tus patatas para hacerlas en otro momento, ahora es el momento. Guárdalas en el congelador ya lavadas, escurridas y cortadas en bolsas de congelación y podrás freirlas cuando las necesites. La congelación permite que la patata coja mejor color a la hora de cocinarlas.

Utiliza la cantidad de aceite ideal

Nada de escatimar en aceite. Las patatas tienen que quedar totalmente sumergidas en aceite, no te preocupes, este aceite puedes utilizarlo después sin problemas para cocinar. Lo mejor es utilizar aceite de oliva. No amontones las patatas, más vale hacerlas en varias veces que poner demasiadas de una vez porque así el aceite se enfriará y las patatas nos quedarán mal.

Las freimos dos veces

Sí, para que queden perfectas el secreto está en freirlas dos veces. En la primera ocasión las freimos con el aceite a 120-150º y en cuanto empiezan a coger color las retiramos. Esperamos un minuto y a continuación las volvemos a sumergir en aceite pero en esta ocasión el aceite debe estar a 175º. En cuanto estén doradas las retiramos y listas nuestras patatas. Salamos y dejamos en un plato con papel absorbente, así eliminaremos el exceso de aceite.

Ojo con la sal

La sal siempre se tiene que añadir una vez tenemos las patatas ya fritas, nunca antes o durante.

Y tú ¿tienes algún truco para freír las patatas?

8 comentarios:

  1. uffff y no da pereza lo de freirlas dos veces? que vamos aceleraos todo el dia marta, venga va, lo hare y te cuento, jejejeje un beso guapa

    Masito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que da pereza, ya te digo que soy de las que conoce la teoría pero sólo la llevo a la práctica en contadas ocasiones.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. gracias por toda la información, se nota que son perfectas un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, hechas así te aseguro que las patatas quedan buenísimas, si las pruebas me cuentas.
      Un beso guapa

      Eliminar
  3. ¡Qué fuerte! Así que uno de los secretos es freírlas dos veces, ¡qué bien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, aunque lleven más trabajo, cocinadas así quedan perfectas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Todo perfecto. pero mi experiencia me dice que no todas las patatas sirven para freír, debemos elegir las apropiadas para freír, y el aceite debe de ser de girasol, lo que buscamos es el sabor característico de la patata y no el del aceite de buena calidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En lo del tipo de patatas tienes toda la razón, se me ha olvidado incluirlo en el post. Respecto a lo del aceite, eso ya creo que va más a gusto del consumidor. A mí personalmente no me gustan con aceite de girasol.
      Un abrazo y muchas gracias por tus sugerencias.

      Eliminar