domingo, 17 de junio de 2012

El maravilloso mundo de las salsas picantes


Siempre he sido un entusiasta de las salsas picantes. Pienso que el picante tiene algo de enteogénico más allá de su sabor y sus propiedades de conservación de los alimentos.
Un poco de picante puede transformar totalmente un plato y convertirlo en algo mucho más interesante y divertido. No obstante soy consciente de que no todo el mundo tiene el mismo nivel de resistencia al picante por eso he decidido hacer esta pequeña guía donde describo algunas de mis salsas favoritas ordenándolas del 0 al 5 por nivel de "fuego". Espero que sea de vuestro interés.

0.Salsa aperitivo Hacendado.


Esta salsa no pica absolutamente nada, simplemente añade algo de gustillo agri-acidulce a los platos. Indicado para personas cuyo gusto o pusilanimidad les convierta en enemigos del picante o para aperitivos suaves donde no se quiera asustar a los invitados (las personas con dificultades gastrointestinales definitivamente no deberían probar ninguna de estas salsas, ni siquiera ésta). Es el equivalente de la "cerveza sin alcohol" de las salsas picantes. Añade sabor pero no tiene peligro alguno. Se puede obtener en cualquier supermercado Mercadona.

1.Tabasco



Aquí ya estamos hablando de una salsa picante en toda regla pero con una intensidad suave, ideal para aderezar la tortilla o los huevos revueltos del desayuno así como ensaladas y bocadillos. Esta botella está fabricada en EE.UU pero hay multitud de variedades también en México y se puede encontrar en la mayoría de supermercados. Ideal para tenerlo siempre en la cocina y darle el punto picante a los platos pero demasiado "normal" para los amantes de las emociones fuertes.

2. Salsa Piri, Piri.



Se trata de una salsa típica del Alentejo portugués. Esta botellita la compré en Lisboa, pero probablemente la podáis encontrar en establecimientos de comida de importación. En este caso se trata de una salsa con cuerpo. Tiene un sabor especiado muy aromático típico de las guindillas "malagueta" de aquella región pero con una intensidad picante considerable que ataca principalmente al principio y va dulcificándose conforme se va digiriendo pero dejando un intenso recuerdo cálido en el paladar. Ideal para carnes y barbacoas. No recomendada para principiantes.

3.Tamarula



Fabricada en México. Empezamos a entrar en terreno peligroso. Esta salsa es deliciosa pero muy fuerte y puede sacar los colores al más duro. Hay que distribuirla cuidadosamente sobre el plato al que se añada si no se quiere acabar "enchilado" a la primera de cambio y quedarse toda la tarde con el interior de la boca dormido. Su intensidad picante no solo es muy alta sino altamente persistente, no pienses que te vas a librar de ella con un par de tragos de cerveza. Uno pensaría que no puede existir nada más fuerte hasta que prueba las dos que siguen. Ideal para aficionados y entusiastas del picante.

4. Chile Habanero.



Definitivamente no apto para aficionados. Unas gotas son suficientes para convertir un plato de arroz en una caja de alfileres. Un par de gotas de más bastan para echar a perder cualquier comida, que habrá que tirar pues no encontrarás a nadie capaz de soportar más de un par de bocados . Esta salsa se prepara a partir de los chiles habaneros mexicanos. Esta botellita la compré en México D.F. La salsa es de color verde como puede apreciarse en la parte inferior de la botella (está bastante empezada, pues en hogardiez realmente probamos, consumimos y disfrutamos los productos de los que escribimos). Utilízala con tus invitados solamente si estos comparten tu gran pasión por el picante de lo contrario no los volverás a ver en tu casa para comer nunca más.

5.Chile Adict



Este potecito, inconfudible por el color azul de la botella, es un producto de Nuevo México pero puede pedirse por internet en la web http://www.chileaddict.com/. En la etiqueta aparece una calavera como aviso y no es ningún farol. Se trata de una salsa tan sabrosa y aromática como definitivamente peligrosa. De hecho ni siquiera es necesario probarla para comprobar su nivel picante, basta con que te caiga una microgota en los dedos para que éstos te empiecen a picar y si eso ocurre más vale que salgas corriendo a lavarte bien las manos con jabón y agua, pues como se te ocurra restregarte, siquiera una vez, la mano por los ojos después de que éstas hallan tenido contacto con la salsa (yo lo hice) prepárate a llorar. La utilización prudente de esta salsa es mojar un palillo en el bote (ni se te ocurra volcar directamente el bote sobre la comida) y mezclar las gotas adheridas con la salsa principal del plato. Esta simple acción lo convertirá en una auténtica bomba. Si se trata de un plato sin salsa (por ejemplo unas alitas de pollo) restrega muy, muy muy suavemente el palillo sobre la superficie del alimento y empieza comer con delicadeza, sin prisas, deléitate con el fino  sabor de chile y prepárate a sentir un lanzallamas saliendo a presión de tu boca junto con una afilada sensación que durará horas. Ni que decir tiene que esta salsa sólo es apta para paladares curtidos en el mundo del picante, si eres un iniciado mejor prueba antes cosas más suaves o pasarás un mal rato y no podrás apreciar el auténtico valor de esta maravilla. Lo cierto es que probar esta salsa tiene algo de experiencia mística.

10 comentarios:

  1. Son muy ricas las salsas no puedo comer sin picante :) estoy muy acostumbrado a comerlo y la salsa de habanero créeme que yo tan sólo le echó como unas 15 gotas o más tan sólo para una rebanada de pizza y me como como 3 o 4 rebanadas es una sensación de sufrimiento para la lengua pero un placer para el paladar jaja me gusta este artículo y ay mucha gente del mundo que disfruta esto como yo saludos de mexico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te gusten las salsas picantes. En mi casa mi marido también es de los que les echa picante a todos.
      Un beso y feliz viernes.

      Eliminar
  2. ¿Sabes qué tal está la salsa picante Hacendado? El bote es muy parecido a la salsa de aperitivo...

    Desconozco en qué nivel de picor puede estar.

    Gracias por adelantado.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es suave-media. Puede impresionar a paladares no acostumbrados, pero para amantes del picante es una salsa bastante llevadera. En una escala del 1 al 10 yo le daría un 2,5.

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias por tu rápida respuesta!

      En casa no estamos nada acostumbrados al picante, así que me echaba un poco para atrás que fuera tan fuerte como el tabasco. ¿Viene siendo como la de aperitivo?

      Eliminar
    3. No es tan picante como el tabasco, pero ni mucho menos es como la de aperitivo. De hecho estaría más cerca del tabasco que de la salsa de aperitivo. Picar, pica, lo que ocurre es que las del resto del artículo pican mucho más. No obstante usada con moderación puede ser perfectamente aceptable para cualquier paladar (si no hay problemas gástricos). En cualquier caso te aconsejo que la pruebes antes echando un par de gotitas en una rebanada de pan con bastante miga.

      Eliminar
  3. donde se podría conseguir en españa la salsa de chili habanero, el bote que esta en el nivel 4?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que un supermercado como el Gourmet del Corte Inglés la puedes encontrar o bien por internet.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es curioso que en México las salsas Tamazula son consideradas de las menos picantes, aunque hay algunas otras llamadas "estilo siete mares" que combinan varios chiles y es ideal para cocktails de mariscos o caldos siete mares (usas 7 diferentes cosas del mar para hacer un caldo ligerito con verduras).

    Entre mis favoritas en México tenemos de menos picante a más picante: Tamazula etiqueta amarilla, Tamazula extra hot (etiqueta negra), Salsa San Luis Potosí (es la más sabrosa en cuanto a su sabor, recuerda un poquito a un consomé de pollo), Salsa Amor (la favorita en el noroeste Mexicano para las botanas) en sus diferentes variedades (las más picantes saben un poco más amargo), Salsa Habanera Castillo, Salsa Loltun, Salsa de Chiltepín o chilebola (muy parecidos al chile piquín). Y fuera de México una que compré de Costa Rica, es como la del bote azúl que presentaste, al principio una gotita era mucho, hoy en día puedo comerla sin enchilarme mucho... de hecho preparo mis propias salsas extra hot: chile de árbol seco, chile piquin seco, chile chiltepín o chilebola o chiltepe se le encuentra con varios nombres, habanero fresco, chiles serranos rojos, un chile chilpotle rehidratado (son chiles jalapeños ahumados) y un chile pasilla que estos dos últimos le dan un sabor como a tamarindo riquísimo, lo que use en total en gramos de chiles (todos combinados) uso el doble de agua (en ml es casi equivalente 1 gr a 1 ml) y de vinagre uso 3/4 partes del peso de los chiles (al vinagre lo hago hervir con unas pocas pimientas enteras, un poco de comino, un poco de tomillo y un poquito de orégano), el agua la pongo a hervir y la vierto sobre los chiles para que se rehidraten los deshidratados, luego combino con el vinagre hirviendo, licuo, luego la paso por un filtro mediano para que no se vayan las semillas y pellejos.

    Si gustas puedes agregar ajos, un poco de limón y si te gusta espesa, un poco de fécula de maíz (maicena) o incluso un tomate rojo que no sea tomate bola de los grandes, entre más pequeño mejor, tienen mucho más sabor dulce. Ajo es al gusto. Lo que se te queda en el filtro lo puedes combinar con unos tomates rojos cocidos para hacer una salsa picosita ideal para unos tacos, o adornar una pasta o bien pizza. La que filtramos queda lista para una botana. Si la sientes muy dura, puedes aumentar el agua (respetando las cantidades correspondientes de vinagre).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, muchísimas gracias por toda la información un gran comentario y con una gran aportación. Intentaré poner en práctica todos tus consejos.
      Un saludo

      Eliminar